jueves, 7 de junio de 2012

ARTÍCULO PSICOTERAPIA - SILVIA LABARDINI

-->

LA IMPORTANCIA DE LA PSICOTERAPIA EN EL DESARROLLO PERSONAL: MITOS Y REALIDADES. COMO LOGRAR TUS METAS

Por Silvia Labardini, 2010
 
-->
Un objetivo se concibe algunas veces como el punto final de un programa, bien sea que se establezca en términos generales o específicos.

Los objetivos tienen jerarquías, y también forman una red de resultados y eventos deseados. Si las metas no están interconectadas y se sustentan mutuamente, la gente seguirá caminos que pueden parecer buenos para su propia función pero que pueden ser dañinos para la persona como un todo.

Estos objetivos deben ser racionalmente alcanzables y deben estar en función de la estrategia que se elija.

Los objetivos son una obligación que se impone una persona porque es necesaria, esencial para su existencia.

Largo Plazo
Están basado en las especificaciones de los objetivos, son notablemente más especulativos para los años distantes que para el futuro inmediato. Los objetivos a largo plazo son llamados también los objetivos estratégicos en una empresa. Estos objetivos se hacen en un período de 5 años y mínimo tres años.
  • Consolidación del patrimonio.
  • Crecimiento sostenido.
  • Una solución integral que abra así el camino hacia la excelencia.
Mediano Plazo:
Son los objetivos tácticos de la persona y se basan en función al objetivo general de la organización. También son llamados objetivos tácticos ya que son los objetivos formales de la persona que se fijan por contextos para ayudar a ésta a lograr su propósitos.

Corto Plazo:
Son los objetivos que se van a realizar en un periodo menor a un año, también son llamados los objetivos individuales u operacionales de la empresa ya que son los objetivos que cada empleado quisiera alcanzar con su actividad dentro de la empresa. Así, para que los objetivos a corto plazo puedan contribuir al logro de los objetivos a plazos intermedios y largo, es necesario establecer un plan para cumplir con cada objetivo y para combinarlos dentro de un plan para cumplir con cada objetivo y para combinaros dentro de un plan maestro que deberá ser revisado en términos de lógica, consistencia y practicabilidad.

Mitos y Realidades Sobre Salud Mental

A menudo la gente tiene miedo de hablar sobre la salud mental porque hay muchos malentendidos sobre las enfermedades mentales.

Es importante conocer las realidades para parar la discriminación y para empezar a tratar a la gente con enfermedades mentales con respeto y dignidad. He aquí algunos mitos y realidades comunes sobre la saludo mental.

Los mitos y realidades más frecuentes sobre salud mental:

Mito: No hay esperanza para la gente con enfermedades mentales.
Realidad: Hay más tratamientos, estrategias y apoyo de la comunidad para gente con problemas de salud mental que nunca antes, e incluso más se divisan en el horizonte. Las personas con este tipo de dificultades pueden llevar vidas activas y productivas.

Mito: No puedo hacer nada por alguien con una enfermedad mental.
Realidad: Podemos hacer mucho más de lo que piensa la mayoría de la gente. Comenzando por la forma en que actuamos y hablamos, podemos crear un ambiente que dé fuerzas a la gente y promueva una buena salud mental. Por ejemplo:
  • Evite calificar a la gente con palabras como “loco”, “chiflado”, “tarado”, o por su diagnóstico. En lugar de decir que alguien es “esquizofrénico” diga que es una “persona con esquizofrenia”.
  • Conozca toda la verdad sobre la salud mental y compártala con otros, especialmente si oye algo que no es cierto.
  • Trate a la gente con enfermedades mentales con respeto y dignidad, como lo haría con cualquier otro.
  • Respete los derechos de la gente con enfermedades mentales y no los discrimine en cuanto a vivienda, empleo o  educación. Como otra gente con discapacidades, la gente con carencias de salud mental está protegida por las leyes.

Mito: La gente con enfermedades mentales es violenta e impredecible.
Realidad: La gran mayoría de la gente en esta situación no es más violenta que cualquier otra persona. Hay grandes probabilidades de que usted conozca a alguien con una enfermedad mental y  usted ni siquiera lo sepa.

Mito: Las enfermedades mentales no pueden afectarme.
Realidad: Las enfermedades mentales son sorprendentemente comunes; afectan a casi todas las familias de América. Las enfermedades mentales no discriminan, pueden afectar a cualquiera.

Mito: Enfermedad mental equivale a retraso mental.
Realidad: Son dos trastornos diferentes. Un diagnóstico de retraso mental se caracteriza por las limitaciones en el funcionamiento intelectual y por dificultades con ciertas destrezas de la vida cotidiana. Por contraste, la gente con enfermedades mentales – condiciones de salud que pueden conllevar cambios en el pensamiento, humos y comportamiento de la persona- presenta una gran variedad de funcionamiento intelectual, exactamente como con la población general.

Mito: Las enfermedades mentales aparecen como consecuencia de la debilidad de carácter.
Realidad: Las enfermedades mentales son producto de la interacción de factores biológicos, psicológicos y sociales. Los estudios científicos muestran que los factores genéticos y biológicos están asociados con  la esquizofrenia, depresión y alcoholismo. Influencias sociales como la pérdida de un ser querido o del empleo también pueden contribuir al desarrollo de varios trastornos.

Mito: La gente con enfermedades mentales no pueden tolerar el estrés de tener un empleo.
Realidad: En esencia, todos los empleos son estresantes hasta cierto punto. La productividad se maximiza cuando hay una buena combinación entre las necesidades del empleado y las condiciones de trabajo, tenga o no la persona carencias de salud mental.

Mito: La gente con carencias de salud mental, incluso los que hayan recibido un tratamiento efectivo y se hayan recuperado, tienden a ser trabajadores de segunda fila en el trabajo.
Realidad: Los empleadores que han contratado a personas con enfermedades mentales informan de una buena asistencia y puntualidad, así como motivación, caliadd de trabajo, y tenencia del empleo a la par con otros empleados o mejor que ellos. Los estudios del Instituto Nacional de la Salud Mental (NIMH en sus siglas en inglés) y la National Alliance for the Mentally III (NAMI, Alianza Nacional para los Enfermos Mentales) muestran que no hay diferencias en cuento a productividad cuando se compara a la gente con enfermedades mentales con otros empleados.

Mito: Una vez la gente muestra enfermedades mentales, nunca se recupera.
Realidad: Estudios científicos muestran que la mayoría de gente con enfermedades mentales mejora, y muchos se recuperan por completo. La recuperación se refiere al proceso por el cual la persona es capaz de vivir, trabajar, aprender, y participar íntegramente en su comunidad. Para algunas personas, la recuperación es la capacidad de vivir una vida realizadora y productiva. Para otros, la recuperación implica la reducción o completa desaparición de los síntomas. La ciencia muestra que tener esperanza juega un papel integral en la recuperación de la persona.

Mito: La terapia y autoayuda son simplemente una pérdida de tiempo. ¿Por qué molestarse cuando se puede tomar una pastilla de las que se oye en la TV?
Realidad: El tratamiento varía dependiendo de la persona. Mucha gente trabaja con terapeutas,  consejeros, sus semejantes, psicólogos, psiquiatras, enfermeras y trabajadores sociales en su proceso de recuperación. También usan estrategias de autoayuda y el apoyo de la comunidad. A menudo, estos métodos se combinan con alguna de la medicación más avanzada disponible.

Mito: Los niños no experimentan las enfermedades mentales. Sus acciones son sólo el producto de una mala educación en la casa.
Realidad. Un informe de la Comisión Presidencial Nueva Libertad para la Salud Mental mostraba que en cualquier año, de 5 a 9 por ciento de los niños experimentan serias perturbaciones emocionales. Como cualquier enfermedad mental en adultos, estas condiciones clínicas disgnosticables son producto de la interacción de factores biológicos, psicológicos, sociales, y a veces incluso genéticos.

Mito: Los niños se comportan mal o fallan en la escuela para atraer la atención.
Realidad. Los problemas de comportamiento pueden ser síntomas de trastornos emocionales, mentales o de comportamiento, en lugar de simples estratagemas para atraer la atención. Estos niños pueden tener éxito en la escuela con la comprensión y servicios de salud mental.

REALIDADES SOBRE UN PSICOTERAPEUTA PROFESIONAL

  • Descubrir otras Características de su Personalidad y Habilitarlas.
  • Adquirir un Compromiso constante para sí mismo.
  • El Psicoterapeuta es un Acompañante que refleja como un espejo lo que el paciente no puede ver.
  • De acuerdo a los Conocimientos del Psicoterapeuta del desarrollo de Personalidad, mostrarle al Paciente si le falta madurar algunos aspectos en alguna etapa.
  • El Psicólogo/a que se dedique a la Psicoterapia debe obtener estudios en Psicoterapia de acuerdo a la rama a la que desee dedicarse.
  • El Psicoterapeuta debe pasar por un Proceso Terapéutico y de Supervisión.
  • La Ansiedad y Depresión pueden ser aprendidas.
  • Para los Padres es una gran Herramienta para conocer y ser conscientes de los Procesos de sus hijos.
  • La Psicoterapia es una forma de escucharse a sí mismo. La palabra como herramienta de curación…
  • Es una forma de No ser Dependientes de Apegos Familiares.
  • Objetivo Desarrollo de Competencias Emocionales.

Agradezco a Silvia Labardini que me haya dejado publicar su artículo en este blog. Ella es Directora General y Fundadora de Atemapp, Institución Especializada en Programas de Atención de Riesgos Emocionales para organizaciones, instituciones, colegios y público en general.
 
 Para más información os dejo su link


Compartir En Linkedin