domingo, 1 de julio de 2012

CUENTO PADRES NIÑOS NECESIDADES ESPECIALES

BIENVENIDOS A HOLANDA

Emily Pearl Kinsgley.

Emily Pearl Kinsgley, escritora del programa de TV “Barrio Sésamo” y madre de un niño con Síndrome de Down, escribió este cuento para describir la experiencia de educar a un hijo con necesidades especiales.
“Esperar un bebé es como planear un fabuloso viaje de vacaciones a Italia: compras muchas guías de turismo y haces unos planes maravillosos: el Coliseo, el David de Miguel Angel, las góndolas de Venecia…También puedes aprender algunas frases en italiano. Todo es muy excitante. 
Después de meses de preparación, finalmente llega el día: haces la maleta y estás muy nervioso.

Algunas horas después, en el avión, la azafata dice: “Bienvenidos a Holanda”.
“¿Holanda?”, preguntas. “¿Cómo que Holanda? ¡Yo pagué para ir a Italia! Toda mi vida he soñado con ir a Italia.”

Sin embargo, ha habido un cambio en el plan de vuelo, el avión ha aterrizado en Holanda y ahí te tienes que quedar. Así que tienes que salir y comprar nuevas guías de turismo, incluso tendrás que aprender un idioma nuevo.
Lo importante es que no te han llevado a un lugar horrible: se trata, simplemente, de un lugar diferente. Es más lento y menos deslumbrante que Italia. Pero después de pasar allí algún tiempo y de recuperar la respiración, empiezas a mirar a tu alrededor y te das cuenta de que Holanda tiene molinos de viento, tulipanes, incluso Rembrandts…

Pero todos tus conocidos están ocupados yendo y viniendo de Italia, presumiendo de los días maravillosos que han pasado. Y durante el resto de tu vida, te dirás: “Sí, ahí es donde se suponía que iba yo. Eso es lo que yo había planeado.”

Pero si te pasas la vida lamentándote por el hecho de no haber podido visitar Italia, es posible que nunca te sientas lo suficientemente libre como para disfrutar de las cosas tan especiales y tan encantadoras que tiene Holanda.
 
Es un cuento maravilloso y muy emotivo que ayuda a entender lo importante que resulta luchar para superar las dificultades y obstáculos que encontramos en la vida para de ese modo lograr disfrutar cada momento del viaje que nos ha tocado hacer. 
Montse García


 
Compartir En Linkedin

1 comentario:

Xuan Mcguiver dijo...

No se puede decir más con tan pocas palabras... Sinceramente, me ha emocionado.
Emily Pearl Kinsgley plasma en este breve cuento su reflexión cargada de emotividad. La realidad, no siempre resulta como se planea, pero el ser humano es adaptativo.
Tener un hijo con síndrome de Dawn, en un principio, le rompe los esquemas... No es lo que había planeado pero, ¡es su hijo!, eso es lo verdaderamente importante y, el único cambio en su vida es tan solo estructural.