jueves, 1 de noviembre de 2012

HABILIDADES TERAPÉUTICAS

HABILIDADES TERAPÉUTICAS. La Alianza Terapéutica.


Montse García


En general, ha sido utilizado el concepto de alianza terapéutica para explicar la relación que se crea entre terapeuta y paciente durante el proceso psicoterapéutico, en donde terapeuta y paciente trabajan juntos en armonía (Weinberg, 1996; en Santibáñez, 2001). Este aspecto es lo que diferencia a la alianza terapéutica de la sola existencia de una relación paciente-terapeuta, en la cual no se ha gestado una alianza entre ambos actores del proceso terapéutico (Zetzel, 1956; en Santibáñez, op. cit.). Sin embargo, los estudios no han sido concluyentes respecto a la naturaleza de la alianza terapéutica.

A pesar de eso todas las escuelas psicológicas reconocen que el tipo de relación que se establece entre psicólogo y paciente tiene importantes consecuencias en el resultado del proceso del terapeuta.

Desde el inicio de una entrevista clínica las habilidades de un psicólogo para poder obtener información relevante, dirigir la entrevista sin bloquear la espontaneidad del paciente, transmitirle confianza y respeto a su privacidad se transforman en elementos claves para que el clínico ha de saber utilizar apropiadamente.

Hay ciertas habilidades deseables en un psicólogo que favorecen el establecimiento de la alianza terapéutica. Ackerman y Hilsenroth (2003) realizaron una revisión sobre las variables del terapeuta que favorecen la alianza terapeútica y explicitaron como características principales las siguientes:

  • Flexible: implica la capacidad de adaptar la forma de comunicarse a las características del paciente y de la situación.
  • Experimentado: el clínico muestra experiencia clínica.
  • Honesto: el paciente percibe al clínico como una persona sincera y honrada.
  • Respetuoso: el profesional respeta los valores y la forma de expresarse y comunicarse del paciente.
  • Fiable: el clínico es percibido por el paciente como una persona digna de confianza.
  • Seguro de mismo: el paciente percibe al clínico como una persona segura y que sabe lo que hace.
  • Interesado: el clínico transmite interés por el paciente y por su problema.
  • Atento: el clínico muestra una actitud atenta a lo largo de la sesión, hacia las manifestaciones verbales y no verbales del paciente.
  • Amistoso: el paciente percibe al clínico como cercano.
  • Cálido: el clínico es percibido como cariñoso y afectivo.
  •  Abierto: implica la capacidad de comprender otros puntos de vista.
Seguidamente se ofrecen algunos ejemplos que contrastan la conducta no habilidosa de un psicólogo/terapeuta frente a una conducta HABILIDOSA que favorece la alianza terapéutica.

-->
EJEMPLO 1: LA TERAPEUTA ATENTA

El clínico muestra una actitud atenta a lo largo de la sesión, hacia las manifestaciones verbales y no verbales del paciente.
Paciente
Conducta NO HABILIDOSA del psicólogo/a contada por el paciente
Ejemplo de respuesta de la terapeuta habilidosa
María
"La psicóloga estaba inquieta, nerviosa, miraba el reloj constantemente. Yo notaba que no me prestaba atención, no le importaba lo que yo le estaba contando".
"Ajá, te entiendo perfectamente. Cuando tenemos un problema y acudimos a un psicólogo necesitamos ser escuchados con los cinco sentidos, es natural que te hayas sentido molesta por esa falta de atención. Pero María, veo que sigues muy seria ¿hay alguna otra cosa más que quieras contarme?"

EJEMPLO 2: LA TERAPEUTA HONESTA

El paciente percibe al clínico como una persona sincera y honrada 
Paciente
Conducta NO HABILIDOSA del psicólogo/a contada por el paciente
Ejemplo de respuesta de la terapeuta habilidosa
Antonio
"Su conducta no ha sido acorde con el compromiso de confidencialidad ya que me ha contado el caso de otra de sus pacientes. Esto a mí no  me importa y además hace que desconfíe de ella".
"Es natural tu reacción de desconfianza Antonio, yo en tu lugar también estaría molesta. Afortunadamente esta situación no es habitual, por mi parte te garantizo que todo lo que puedas contarme aquí en consulta será tratado con el máximo respeto y por supuesto confidencialmente".

EJEMPLO 3: LA TERAPEUTA CÁLIDA

El clínico es percibido como cariñoso y afectivo
Paciente
Conducta NO HABILIDOSA del psicólogo/a contada por el paciente
Ejemplo de respuesta del terapeuta habilidosa
Miguel
No me daba confianza, ni hacía que yo me sintiera cómodo y eso hacía que yo no dijera todo lo que tengo que decir.
Me pongo en tu lugar Miguel y sé lo incómodo que debiste sentirte, pero a mí me encantaría poder ayudarte. Si tú estás dispuesto, verás que a partir de este momento entre los dos trataremos de que eso cambie para que tú puedas sentirte libre y cómodo al contarme tus experiencias y preocupaciones.

-->
EJEMPLO 4: EL TERAPEUTA EXPERIMENTADA
El clínico muestra experiencia clínica
Paciente
Conducta NO HABILIDOSA del psicólogo/a contada por el paciente
Ejemplo de respuesta del terapeuta habilidoso
Eloísa
Yo creo que no eran muy acertadas las preguntas que me hacía, parecía que rellenaba más un cuestionario que otra cosa.
En ocasiones un profesional realiza ciertas preguntas que no parecen tener mucho sentido para el paciente, no sé si fue eso lo que pasó en tu caso. Sin embargo lo que me gustaría que entiendas es que para evitar que esto suceda yo trataré antes de explicarte cual será el objetivo de cada grupo de preguntas, de ese modo tú podrás estar tranquila sabiendo que las cuestiones que te planteo tienen un propósito concreto.

EJEMPLO 5: EL TERAPEUTA FLEXIBLE

Implica la capacidad de adaptar la forma de comunicarse a las características del paciente y de la situación
Paciente
Conducta NO HABILIDOSA del psicólogo/a contada por el paciente
Ejemplo de respuesta del terapeuta habilidoso
Pedro
De todo lo que ha dicho sólo he comprendido la palabra error.
Tal y como te han explicado este tema es lógico que sólo hayas comprendido esto. Pero ahora Pedro yo voy a tratar de explicarte un poco cómo funciona nuestro pensamiento, no sólo el tuyo, sino el de las personas en general.
En realidad son unos conceptos sencillos que vas a entender perfectamente y te darás cuenta que no eres tú el que estás cometiendo un error. Una vez que seas consciente del funcionamiento serás capaz de detectar si estás pensando de un modo negativo para ti y así podrás ser capaz de sustituir esas ideas nocivas por otras más adaptativas y positivas para ti.


A modo de conclusión diré que si bien la mayoría de autores y profesionales coinciden en que poseer estas características es muy deseable para un terapeuta, sin embargo desarrollarlas no es tan fácil como inicialmente podría parecer. La autoobservación, la práctica, la autocrítica las características personales entre otros influirán y contribuirán a potenciar estas habilidades.



Recursos utilizados.
Actividades Practicum Virtual Psicología Clínica Uned.


 
Compartir En Linkedin