sábado, 6 de abril de 2013

CUENTO: LOS DIENTES DEL SULTÁN

LOS DIENTES DEL SULTÁN o LA FORMA DE DECIR LAS COSAS

 



Un Sultán soñó que había perdido todos los dientes. Al despertar, ordenó llamar a un sabio para que interpretase su sueño.

- ¡Qué desgracia Mi Señor! -exclamó el Sabio- Cada diente caído representa la pérdida de un pariente de Vuestra Majestad.

- ¡Qué insolencia! - gritó el Sultán enfurecido. ¿Cómo te atreves a decirme semejante cosa? ¡Fuera de aquí!

Llamó a su guardia y encargó que le dieran cien latigazos.

Más tarde mandó que le trajesen a Nasrudín y le contó lo que había soñado. Este, después de escuchar al Sultán con atención, le dijo:

- ¡Excelso Señor! Gran felicidad le ha sido reservada. El sueño significa que sobrevivirás a todos vuestros parientes. Se iluminó el semblante del Sultán con una gran sonrisa y ordenó que le dieran a Nasrudín cien monedas de oro. 

Cuando el mullá salía del Palacio, uno de los cortesanos le dijo admirado:

- ¡No es posible! La interpretación que habéis hecho de los sueños es la misma que el primer Sabio. No entiendo porque al primero le pagó con cien latigazos y a ti con cien monedas de oro.

- Recuerda bien amigo mío, respondió Nasrudín, que todo depende de la forma como se dicen las cosas.

Reflexión

En esta ocasión el cuento me lleva a dos reflexiones bien distintas, seguro que hay muchas más ¿os atrevéis?

El ingenioso Nasrudin nos rebela que sabiendo Escuchar Activamente al Sultán era posible saber de qué forma  "necesita" escuchar la verdad el Sultán. El mullá ha sido avispado y se ha dado cuenta de que si quería inclinar esta difícil situación a su favor debía primero captar aquello que desea su interlocutor y, a partir de ahí, sin dejar de ser fiel a sí mismo, ser capaz de decirle la verdad y que además el Sultán le esté agradecido.


Otra reflexión que me provoca este cuento es la diferencia que hay entre ver las cosas de una forma y de otra.  

Si somos capaces de, ante una misma situación, ver la parte positiva en vez de la negativa, tendremos mayor probabilidad de obtener ganancias.  

Si por ejemplo me despiden de mi trabajo puedo pensar que todo me va a ir mal, que no encontraré un nuevo empleo, que no valgo para nada, etc..., me quedaré en casa lamentándome de mi mala suerte, pasándolo fatal y no creando niguna ocasión de encontrar un trabajo.

O puedo pensar que a pesar de todo es una oportunidad para formarme, conocer nuevas cosas, buscar experiencias, intentar trabajar en cosas que me gustan, etc...intentaré crear una red de contactos, interesarme por nuevos proyectos y arriesgarme en algunos propios, propiciando así oportunidades para volver a trabajar.

¡Aplicad la ley de la probabilidad! Cuanto más veces lo intente más probabilidades tendré de conseguirlo.

La actitud es importante, y aunque no lo es todo sí nos ayudará a enfocar la vida de un modo más abierto y optimista. 
Montse García
 

Compartir En Linkedin

1 comentario:

Abraham Veciana Gutiérrez dijo...

sueños, sueños son? ;) jejeje
precioso el cuento!!!
parto siempre de que todo es una moneda, tienes su parte A y su parte B, no tiene por qué ser malo o bueno. La moneda puede caer de cualquier parte de sus dos caras. Símplemente será DIFERENTE y así y entonces, en positivo SIEMPRE, iré SOBRE LA MARCHA.
:)