martes, 8 de enero de 2013

GUÍA EDUCACIÓN SEXUAL EN LA PRIMERA INFANCIA

GUÍA EDUCACIÓN SEXUAL EN LA PRIMERA INFANCIA

Autoras:
Graciela Hernández Morales
Concepción Jaramillo Guijarro
© 2003 Secretaría General de Educación y Formación Profesional
MINISTERIO DE EDUCACIÓN, CULTURA Y DEPORTE
SECRETARÍA GENERAL DE EDUCACIÓN Y FORMACIÓN PROFESIONAL
 
Ésta es una guía destinada tanto a maestras y maestros como a madres y padres. No hemoshecho una separación entre escuela y familia porque entendemos que, aunque sean contextos educativos diferentes, las orientaciones para la educación afectivo-sexual no difieren sustancialmente, ya que los y las educadoras de ambas instituciones buscan el desarrollo sano y feliz de niñas y niños, y lo hacen estableciendo vínculos significativos y trascendentes con su alumnado.

Para hacer educación afectivo-sexual no hay que renunciar a la propia historia ni dejar de ser quien se es para convertirse en una persona “experta” en el tema. La competencia para poder hacer una buena educación afectivo-sexual, la encuentra quien educa en su propio interés y sus ganas de crear y sostener vínculos y relaciones de intercambio con las criaturas.
 
La guía busca ser un pretexto para que quienes la lean se paren a pensar sobre sus propias prácticas educativas. Cada uno de sus apartados aporta reflexiones, pistas, propuestas o ideas que pueden ayudar a afianzar o transformar esta práctica.

Centrar esta guía en la educación infantil es un modo de hacer explícito que la sexualidad acompaña al ser humano desde su nacimiento hasta su muerte y que, por tanto, niños y niñas son seres sexuados. Esto significa que es preciso orientarles en el desarrollo de su sexualidad, no sólo para su futuro, sino para que la vivan satisfactoriamente en su propio presente.

A lo largo de la historia, la crianza, el cuidado y la educación infantil han sido tareas desarrolladas fundamentalmente por mujeres, tanto en la casa como en las instituciones escolares. Esto es así aún hoy, aunque, en los últimos años, cada vez más hombres (padres y maestros) se han interesado por la relación con las y los pequeños y se han sumado con gusto a la tarea de educarlos.

Diversas prácticas desarrolladas históricamente por madres han enseñado que el afecto, el amor y la palabra hacen posible el desarrollo infantil; y que, en su ausencia, es difícil que éste se de. La atención de necesidades fisiológicas sin la mediación del vínculo, puede garantizar la supervivencia, pero no el desarrollo y el aprendizaje de capacidades humanas como el lenguaje, el pensamiento, la afectividad o la sociabilidad.

Estas prácticas han sido referentes para otros espacios educativos que trabajan con la primera infancia, como son las escuelas infantiles. No es casualidad, por tanto, que sea precisamente en la etapa de educación infantil, donde se tome más en serio la necesidad de educar de forma integral a cada niño o niña, sin escindir razón de cuerpo, ni afectividad de cognitividad.
 
Mucho de lo e laborado y desarrollado en esta etapa ( tanto en casa como en la escuela ) implica sabere sútiles y necesarios, no sólo para la educación de la primera infancia , sino para cualquier nivel o contexto educativo . Como reconocimiento de este hecho , hemos realizado entrevistas abiertas a algunas madres y maestras para que nos den cuenta de lo que hacen y saben. Ellas, al relatar sus experiencias, han desgranado una enorme riqueza deconocimientos que no ha sido suficientemente estructurada ni valorada por el saber pedagógico .

A continuación dejo un enlace para que podáis bajar la guía en formato PDF.


Montse García
Compartir En Linkedin