jueves, 10 de enero de 2013

INTELIGENCIA EMOCIONAL NIÑOS. "YO SOY"

INTELIGENCIA EMOCIONAL NIÑOS DE PRIMARIA. "YO SOY".

 Montse García

Hoy os voy a contar una serie de dinámicas que he realizado con los niños de mis dos grupos de extraescolar en Inteligencia emocional.

Se trata de unas actividades encaminadas a trabajar el autoconcepto de los niños, a que ellos aprendan a valorarse, a crear su propia identidad para que todo ello les ayude a través de su autoconocimiento a quererse un poquito más aumentando su autoestima. Las he titulado YO SOY.

En primer lugar solicité a las familias (con bastante tiempo de antelación) que les entregasen a los niños por escrito la historia de sus nombres, el porqué les llamaron así, a quien de la familia le gustaba, si fue una decisión conjunta entre los padres, y también que nos contasen un poco el origen del nombre. Además pedí que proporcionasen a los niños unas fotografías, una de ellas con la familia y la otra ellos solos.

Las actividades han tenido una duración de tres sesiones y se han estructurado de la siguiente manera:

1ª SESIÓN
Cada niño de todos los que ya tenían la historia de su nombre y las fotos fueron saliendo en medio de la clase uno a uno para contarles a los demás la razón de que su familia les hubiera puesto ese nombre, así como el origen del mismo. Si esos niños además disponían de las fotos nos las mostraban a todos nosotros e iban explicando quienes eran las personas que aparecían en esas fotos, dónde estaban cuando se las hicieron, si fue un momento grato (si lo recordaban). Una vez concluida la explicación, cada niño pasaba por las mesas de sus compañeros a enseñarles de cerca cada foto explicando aquello que los otros querían saber.
 
Es bonito ver con que ilusión enseñan los niños sus fotos a los otros niños, y también el interés que muestran los compañeros por saber quienes son los que salen en las imágenes y cuando se hicieron éstas.

Al final de esta primera sesión tenía preparado un mazo de cartulinas de colores de tamaño cuartilla. Puse dos cartulinas de cada color y tuve cuidado de que no estuviese el color ROSA para evitar conflicto entre las niñas (aún existe ese estereotipo). Las fueron eligiendo según sus gustos pero por orden, el hecho de que hubiese sólo dos por color también estaba pensado para evitar en lo posible que grupos de “amigit@s” quisiesen tener la cartulina igual.

Previamente se les pidió a los niños que trajesen el estuche con lápiz y pinturas de colores, así que se les indicó que podían empezar a escribir su nombre en la cartulina, en grande, dibujando todo aquello que les gustase, con los colores que quisiesen, pegando fotos o cromos o pegatinas de cualquier cosa que les identificase, podían decorarla por delante y por detrás si así lo querían.

Esta actividad la debían acabar en su casa y no se iba a valorar lo bien o mal que la hiciesen, sino que se trataba de que fuese una tarjeta similar a un “carnet de identidad” es decir, que cualquiera al ver la tarjeta de cada cual fuera capaz de conocer los gustos de esa persona, un poquito de su personalidad, qué cosas le hacían ilusión, etc…

2ª SESIÓN
En esta sesión en primer lugar se recogieron las tarjetas “DNI” de los niños que las habían elaborado, también se recogió el resto de material que hubieran traído (historias nombre, fotos, etc…).

Posteriormente se inició de nuevo la ronda con los niños que aún no habían hablado de su nombre, ni habían mostrado sus fotos. A estas alturas prácticamente todos los niños habían traído todo lo que se les pidió. Así que en esta sesión se finalizó con la exposición de cada uno (excepto uno o dos) e iniciamos una nueva actividad con el tiempo restante.
En una hoja de pequeñas pegatinas blancas yo había puesto previamente una serie de adjetivos positivos tales como:

Generoso/a, inteligente, cariñoso/a, artista, fuerte, valiente, amistoso/a, listo/a, obediente, ordenado/a, bondadoso/a, etc.

Todos los adjetivos los repetí muchas veces para que cada niño pudiese escoger 3 de aquellos que creían que se ajustaban a su forma de ser (autoconcepto).

Las instrucciones era escoger 3 palabras que ellos creyesen que los definían y ponerlas en una pequeña cartulina que les proporcioné y colocando en el reverso su nombre.

Algunos tuvieron muy claro qué adjetivos escoger, a otros les hubiese gustado elegir alguno más, hubo alguno que dudó bastante y necesitó mirar a su amiguita/o para colocar lo mismo, en fin, de todo un poco…

Ah, olvidaba decir que me hice una foto de grupo con cada una de las clases…Lamentablemente no las voy a adjuntar porque necesitaría recoger los permisos de cada familia.

Ahora ya disponía de todo el material que necesitaba para elaborar un pequeño “regalo” de Navidad con todas las “piezas” de su vida que los niños habían estado aportando y trabajando.

3ª SESIÓN
Durante toda una semana estuve trabajando en el “regalo” para los niños, mi hándicap era sobre todo que debía de ser algo económico y que a los niños les causase satisfacción, así que me puse manos a la obra. Incluso tuve que buscar la colaboración de algunos de mis familiares para llegar a tiempo a la entrega.

Como veréis más abajo en las fotos les hice a cada uno una tarjeta de Navidad compuesta por las siguientes partes:

-Cartulina blanca con el nombre del niño o niña en grande. El nombre lo hice a lápiz y después pegué pequeñas bolitas de colores de papel de seda para que tuviese relieve y fuese vistoso.

-Abriendo la tarjeta en la parte de la izquierda pegué la foto familiar de cada uno y en los casos en los que cupo les pegué también la historia de su nombre que habían escrito desde casa. 

-En la cara de la derecha añadí la foto de todo el grupo (esto era sorpresa ya que nadie la había visto), y más abajo puse la pequeña cartulina blanca donde figuraban los tres adjetivos positivos con un letrero que rezaba: Yo soy.

-En la parte de detrás de la tarjeta fui pegando la foto individual del niño y en ocasiones la historia del nombre si no había cabido antes.

-A la tarjeta de Navidad le añadí la tarjeta DNI, junto con la cartilla de puntos que habíamos utilizado esos meses para controlar el comportamiento y en algunos casos varias fotos más que los niños aportaron. 

-Junté todo y le hice un agujero con la taladradora y para enhebrarlo todo, como si de hilo en aguja se tratara, con un globo de colores que permitió mantener todo el contenido de la tarjeta unido y además daba un aspecto original y divertido a la misma.

-Por último le escribí una felicitación de Navidad a cada niño/a debajo de su nombre con un rotulador plateado y firmé.

Ese día hice entrega de las tarjetas una por una. Fui llamando a los niños al estrado y ellos leían la nota y enseñaban a sus compañeros cómo había quedado SU tarjeta, explicaban orgullosos de nuevo donde estaba su foto, cual era la historia de su nombre y quien era su familia. Quedó bonito y a los niños les gustó, era un “pequeño libro” con parte de su historia, de quienes era ellos.


Espero que os haya gustado esta actividad, a mí me encantó hacerla.








Compartir En Linkedin

5 comentarios:

SofíaPrieto dijo...

Muchas gracias por compartir tus dinámicas Montse. Son muy útiles.

Unknown dijo...

También te agradezco tu generosidad para compartir. Un saludo desde Montevideo.

Montse Garcia dijo...

Es un placer compartirlo con todos vosotr@s. Un abrazo,
Montse

Mónica Silvina Martínez Viscio dijo...

Preciosa actividad, y supongo que l@s niñ@as y tú habréis disfrutado...
beset y gracias por compartir!

Montse Garcia dijo...

Como siempre, ¡gracias por tu apoyo Sil! Te mando un gran beso,